0
0
jeventpage
0
s2smodern

El Monumento al Siglo XX, obra de Ulrich Rükriem, se encuentra en el kilómetro 8 de la carretera de Abiego a Peraltilla, en un campo lindante con la cabañera.

Crear una gran colección de arte contemporáneo en un paisaje abierto, sin el contenedor habitual de un museo, de un espacio cerrado o privado. Ese es el objetivo del proyecto Arte y Naturaleza, en el que se inscribe este monumento.

Auspiciado por el área de Cultura de la Diputación Provincial de Huesca, el Gobierno de Aragón y la Caixa, en él han participado varios artistas del más alto panorama artístico internacional que han inmerso sus esculturas en el paisaje altoaragonés.

La obra presenta como fondo y referentes la montaña, el arbolado y la población. Se busca un diálogo, una integración con el espacio circundante. La escultura no son sólo los monolitos, sino el conjunto del paisaje interferido por la construcción humana: Naturaleza y Arte se dan la mano.

Ulrich Rückriem, de formación autodidacta, aprendió el oficio de cantero trabajando en el taller de restauración de la catedral de Colonia, de donde tomó el amor a la piedra y a las grandes escalas. Más tarde sería profesor en las Academias de Bellas Artes de Hamburgo, Düsseldorf y Frankfurt.

De la vanguardia de los años 60 tomó el gusto por la factura geométrica, la fuerza de expresión del material y la simplicidad en el tratamiento.

En los años 70 surgió su interés por el Land Art, una corriente artística cuyas creaciones usan el paisaje como soporte, escenario o materia prima de la obra. El principio fundamental del Land Art es alterar, con un sentido artístico, la superficie de la Tierra. Por eso, muchas de estas obras tienen proporciones monumentales y la mayoría se ubican en sitios remotos, lejos de la mirada del espectador: en la ribera de un lago, en un escarpado paisaje rocoso, en una isla o como aquí, en un campo abierto al pie de las montañas.

Las piedras conservan su superficie natural y han sido cortadas según unas dimensiones precisas (3,5 x 1 x 1 m.) Después han sido quebradas horizontalmente en tres partes y colocadas de nuevo en su posición original, hundiéndose en la tierra hasta su primera fisura horizontal.

Básicamente la técnica consiste en extraer un bloque de piedra en bruto, dividirlo y recomponerlo de nuevo, para en el proceso, hacerlo suyo. Esta legibilidad de la escultura es una de las constantes de la obra de Rückriem: siempre se puede ver lo que le ha ocurrido a la piedra.

Muchas esculturas a gran escala dominan al observador y le hacen sentirse pequeño, pero en la obra de Rückriem se puede ver cómo se han construido. Ser capaz de leer el proceso en la piedra es tranquilizador.

Las 20 piedras verticales o estelas forman una composición geométrica. A distancia, el resultado es una obra de gran opacidad dado que la alternancia de los bloques produce la sensación de un muro continuo, pero desde el interior, se descubre una figura habitable, penetrable, un espacio acogedor.

Su misteriosa forma geométrica recuerda a los sitios sagrados del pasado más remoto, a los monolitos o menhires prehistóricos a cielo abierto y de ella emana un cierto sentido místico.

 

  • Abiego. Monumento al siglo XX 2
  • Abiego. Monumento al siglo XX 3
  • Abiego. Monumento al siglo XX 4
  • Abiego. Monumento al siglo XX 5
  • Abiego. Monumento al siglo XX 6
  • Abiego. Monumento al siglo XX 7
  • Abiego. Monumento al siglo XX
FaLang translation system by Faboba
 
logo comarca pie
logo-ceder
logo-leader
logo feader
ga agricultura
 

Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales.