0
0
jeventpage
0
s2smodern

La inexistencia de una tradición milagrosa que hable de la aparición de la Virgen en un viñedo hace pensar que el origen del topónimo "Viña" puede estar en la voz "villa": esta ermita puede ser el único resto conservado de un núcleo que se despoblaría tempranamente.

A lo largo de los siglos XVI y XVII la capilla original se reconstruiría y se añadiría una vivienda para los ermitaños. Se tiene noticia de que en 1702 amenazaba ruina, por lo que el obispo de Huesca concedió cuarenta días de indulgencia a todo el que colaborara en su reconstrucción con dinero, materiales o jornales. En la actualidad el conjunto lo conforman la iglesia y el casal anejo.

El siglo XVII fue uno de los más calamitosos en la historia de Aragón: pestes, sequías, guerras y plagas azotaron al territorio generando en las gentes un sentimiento de impotencia que se canalizó a través de un intenso incremento del fervor religioso. Esta religiosidad popular fue el germen de las romerías que muchos pueblos instituyeron como resultado de votos hechos a la Virgen para que les librase de estas calamidades. En esta época se renovaron mucho templos y se configuró el mapa romero en todo el Somontano.

A la Ermita de la Virgen de Viña concurrían en calamidades públicas y, como mínimo, una vez al año los pueblos de Adahuesca (Pascua de Pentecostés), Alberuela de Laliena (Pascua de Resurrección), Bierge (25 de abril, día de San Marcos) y Radiquero (el 23 de abril, día de San Jorge).

Con la expansión económica que el siglo XVIII trajo consigo, las romerías dejaron de tener ese carácter exclusivamente penitencial para convertirse en un acontecimiento social y lúdico. La oración se hizo fiesta y es entonces cuando se generalizan los cantos y Gozos a la Virgen.

Adahuesca y Alberuela

con Radiquero os veneran,

muchos frutos lograrán,

siendo Vos su centinela;

cada cual, Señora, anhela

le bendigáis su campiña

Dadnos pureza y amor,

Sagrada Virgen de Viña.

Ese espíritu festivo ha llegó alsiglo XX y en tiempos más recientes, a la romería de Viña acudían las parejas a la grupa. Tras la misa se celebraba una comida en la era organizada por el Ayuntamiento, a la que se invitaba a las principales autoridades del pueblo: el cura, la guardia civil, el médico... Músicos contratados para la ocasión amenizaban la sobremesa: los jóvenes bailaban en la era y corría el vino, mientras los más mayores observaban a la sombra de las oliveras (cada familia tenía la suya). Al final de la jornada las parejas regresaban al pueblo con una rama de sabina.

La tradición dice que la Virgen de Viña era especialmente eficaz en enfermedades y necesidades de agua, pero se tiene noticia de algunos hechos milagrosos concretos.

El día de su fiesta con la cofradía congregada en la capilla, se produjo al amanecer una tormenta. Un rayo atravesó las paredes e hizo caer una gran piedra sobre las espaldas de Pedro Naya, levantó en el aire a Martín Rodrigo y quemó el zapato de Isabel Xavierre. Los tres cayeron al suelo como muertos pero, al poco rato, se recobraron sin sufrir daño alguno. También se incendió la iglesia: se tiznó el manto de la Virgen y se quemaron los manteles del altar mayor, pero los Corporales fueron encontrados sobre el altar intactos.

En 1719, Miguel Salinas, tullido de Radiquero, vino hasta aquí a implorar a Nuestra Señora y tras ser ungido con el aceite de la lámpara milagrosa, recobró la salud. En 1724 llegó al santuario un cautivo cuyos grilletes apenas le permitían andar. Mientras oraba éstos se abrieron y quedaron en la iglesia como exvoto.

 

  • Adahuesca. Ermita de Viña 2
  • Adahuesca. Ermita de Viña 3
  • Adahuesca. Ermita de Viña 4
  • Adahuesca. Ermita de Viña

 

FaLang translation system by Faboba
 
logo comarca pie
logo-ceder
logo-leader
logo feader
ga agricultura
 

Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales.