0
0
jeventpage
0
s2smodern

En el Reino de Aragón el siglo XVI fue una época floreciente en la que aumentó la población, abundaba la mano de obra, se roturaron nuevas tierras y crecieron la producción agraria y la actividad industrial y comercial. La sociedad que vivió estos cambios, sin embargo, siguió imbuida de una religiosidad todavía medieval, cuyas manifestaciones estaban presentes en todas las facetas de la vida, la cultura y el arte de la época. Este hecho hará que se construyan más iglesias que palacios y más retablos que obras profanas.

En el Somontano, la mayor parte de las pequeñas iglesias parroquiales construidas tras la conquista a los musulmanes (siglos XI y XII), habían quedado pequeñas para una población en aumento, y eran vistas como edificios pequeños, viejos, y oscuros, necesitados a menudo de gravosas reparaciones.

Todo ello dio lugar a un periodo de intensa actividad constructiva, durante el que se construyeron muchas iglesias perpetuando unas formas y unas soluciones técnicas, las del gótico, que pese a los cambios que se venían experimentando en los grandes centros de creación artística, aquí siguieron siendo válidas durante algo más de cien años.

Al exterior, buscando un intencionado contraste entre la desnudez y la simplicidad de los muros y la riqueza de las zonas ornamentadas, nuestras iglesias tardogóticas incorporaron a sus portadas el rico lenguaje decorativo del renacimiento italiano: medallones, figuras de niños, guirnaldas, columnas abalaustradas, máscaras... La aportada de la parroquial de Azara es una de las obras de escultura renacentista más hermosas y elaboradas del Somontano. En un medallón se puede leer la fecha de su realización: 1576. Los verticales contrafuertes ponen el contrapunto a la horizontalidad de los muros, acentuada por la galería de arcos de ladrillo que los corona y que servía para ventilar adecuadamente los maderos y vigas del tejado.

Al interior la decoración de nuestros templos queda reducida a las estrellas de las bóvedas, cuya importancia se ve subrayada por la colocación de las ventanas en lo alto de los muros que sumía en la penumbra las zonas bajas. 

La Iglesia está dedicada a Santa Lucía. Dice la tradición que esta Santa se apareció en una de las grandes rocas de arenisca que salpican el ondulado relieve, muy cerca de Peraltilla.

En la Edad Media se invocaba a la santa contra las enfermedades de los ojos, porque su nombre deriva de la palabra latina “lucem”, luz, y que instintivamente relacionamos con la vista. Ello dio origen a la leyenda según la cual un tirano mandó que le arrancaran los ojos, con los que se la representa sobre una bandeja.

Su festividad se celebra el 13 de diciembre, uno de los días más cortos del año para que de manera simbólica, con su fiesta se ilumine el frío y oscuro invierno. Hasta hay un refrán que dice: "Para Santa Lucía, mengua la noche y crece el día."

 

 

  • Azara. Iglesa de Santa Lucia 2
  • Azara. Iglesa de Santa Lucia 3
  • Azara. Iglesa de Santa Lucia 4
  • Azara. Iglesa de Santa Lucia

 

FaLang translation system by Faboba
 
logo comarca pie
logo-ceder
logo-leader
logo feader
ga agricultura
 

Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales.