Duraten los próximo meses, repetimos la campaña que pusimos en marcha en 2020 para sensibilizar a nuestros visitantes y también a la población local sobre la afección medioambiental que provocan las colillas que se tiran al suelo.

Es habitual ver cantidades importantes de estos residuos, no solo en los cascos urbanos, también en los espacios naturales. Además de lo contaminantes que son, afean nuestros espacios. Es una mala costumbre y queremos intentar reducir esta práctica.

Motivos no faltan. Según este informe de Libera (Libera la naturaleza de basura), las colillas:

  • Están formadas por termoplásticos, áltamente contaminantes
  • Anualmente se fuman 6 billones de cigarrillos en todo el mundo y, de estos, 4.5 billones son depositados en espacios públicos
  • Ya como deshechos, pueden viajar miles de kilómetros y contaminar diferentes ecosistemas y llegar a los océanos. Es el resto más común que se encuentra en las costas
  • Los estudios determinan que su efecto contaminante puede durar entre 1 y 12 años. Algunos autores afirman que 25
  • Una colilla mal apagada, puede provocar incendios

Para poner nuestro granito de arena en la lucha contra la contaminación ambiental que provocan las colillas, hemos iniciado la distribución de 4 000 ceniceros portátiles, a través de 45 empresas colaboradoras y puntos de atención al visitante. También realizaremos una campaña en redes sociales y a través de cartelería por toda la comarca.

Los puntos colaboradores son:

 

queremos nuestros espacios libres de colillas