Los habitantes más viejos del Somontano son algunos árboles, verdaderos monumentos naturales, muchos de los cuales llevan con nosotros más de mil años. Sus cavidades son esenciales para la supervivencia de muchos animales y plantas y el mejor refugio para al vida silvestres.

Disfruta del Somontano de la mano de estos centinelas de la naturaleza, acércate, habla con ellos y descubrirás un mundo mágico y lleno de vida.