El entramado urbano de Alquézar es de origen musulmán y hoy en día se conserva casi idéntico a como era su estado de época medieval.

Bien adaptado a la topografía del lugar, las casas se fueron construyendo a los pies de la colegiata siguiendo las curvas de nivel y creando un conjunto urbano de calles con un trazado sinuoso. Una red de calles bien enlazadas mediante otros callejones más pequeños que por un lado permitían a la población resguardarse de las inclemencias del tiempo y por otro ganar un espacio más o habitación en las casas. A estos callejones se les llamaba “callizos”.

Su conservación ha sido posible gracias al Plan Especial de Protección del Conjunto de Alquezar.

 

  • Callizos 1
  • Callizos 2
  • Callizos 3
  • Callizos 4