Colgada en lo alto de una pared rocosa y al borde de un gran acantilado, se encuentra emplazada la ermita, desde la que se domina una excepcional vista de las agujas y farallones rocosos del misterioso barranco de Mascún. 

Su cabecera absidial, del siglo XII , es la parte más antigua de la construcción, levantada en el interior de un pequeño recinto fortificado, escasamente apreciable en la actualidad. En el siglo XVII fue ampliada la nave, añadiendo un nuevo cuerpo. 

Era tradición acudir en romería desde Rodellar cada 25 de marzo, portando la Virgen del Castillo sobre una peana, a pesar de la dureza del camino.

 

  • 4fe0337540f1f9aab47b7664b2b4941e
  • 84f4a30d968f9fe7a0f0631cf2812b7b
  • 897aee81cb2db6eac01fb1a946fba683
  • aebb2a1aa8c553cb71a784d50ddf393e
  • b996c256edc55cbc48354a8f1ca51d6d
  • bfe6d3bafb8f0a268876d92ce67b7c12
  • f37b7a8dab61ae5c01bceead83938e26