Los pozos fuente son una solución para facilitar el acceso a los manantiales subterráneos, que consiste en la excavación en la roca de un pozo con varias galerías, al que se accede por un tramo de escaleras en parte abovedado. Hasta hace pocas décadas fueron el principal punto de abastecimiento de agua para los habitantes de estos pueblos.

El Pozo Nuevo de Laluenga es una monumental obra de ingeniería hidráulica. Toda la estructura es subterránea y salva un pronunciado desnivel entre la superficie y el manantial, de unos 30 metros. La bóveda de cañón que lo cubre sorprende por su excelente calidad y recuerda a algunas iglesias medievales. Sus dimensiones, su amplia escalera, la gran belleza de su bóveda apuntada, los sillares perfectamente escuadrados y montados, nos muestran que fue el afán de prestigio lo que movió a los patrocinadores de la obra. De la cámara del manantial parten tres galerías; se fueron excavando en épocas de sequía, en busca de la veta, cuando el pozo casi dejaba de manar.

El prolongado uso de esta estructura queda patente en la cantidad de huellas de cántaros que han quedado impresas en los bordes del pozo y en la escalinata.

Dentro de la propia localidad de Laluenga existen dos pozos más (el Pozo Alto y el Salado). Por ello se ha localizado aquí el Centro de Interpretación de los Pozos fuente del Somontano.

 

  • Laluenga. Pozos fuente 2
  • Laluenga. Pozos fuente 3
  • Laluenga. Pozos fuente